Cáncer de Seno: Lo que debes saber

Atención médica oportuna

Cáncer de Seno: Lo que debes saber

Con la asesoría de la doctora Gloria Palazuelos, médica radióloga y especialista en imágenes de la mujer de la Fundación Santa Fe de Bogotá.

Se calcula que en Colombia 1 de cada 17 mujeres puede padecer Cáncer de Seno, la cual es la causante de 2700 muertes al año en el país. Por su parte, cada año se producen 1,30 millones de nuevos casos en el mundo, según la organización Mundial de la Salud.

 El cáncer de seno es la patología maligna más frecuente en las mujeres y una de las primeras causas de muerte en ellas, tanto en países desarrollados como en aquellos que están en vía de desarrollo.

Sin embargo, constantemente escuchamos que esta es una enfermedad curable si es detectada a tiempo, pero ¿qué significa esto?

La recomendación de los especialistas es que las mujeres no deben esperar a consultar con su médico cuando presentan síntomas, sino que la clave es que permanezcan alerta ante cualquier masa palpable o anormalidad, y que lleven a cabo de manera anual sus chequeos médicos y exámenes de tamizaje.

Por ello, no olvides:

  • Realizarte tu autoexamen cada mes, siete días después del periodo menstrual.
  • Si eres mayor de 40 años, practicarte una mamografía cada año.
  • Si eres menor de 40 años, hacerte una ecografía de seno según las indicaciones de tu médico.

Los síntomas ante los que debes estar alerta

Es importante mencionar que ante cualquier hallazgo que detectes en sus senos y que esté fuera de lo que normalmente ves, consultes con tu médico, quien realizará una valoración y te indicará cuál es el paso a seguir, para descartar alguna enfermedad.

Así mismo, es necesario consultar rápidamente si se presentan síntomas como:

  • Una masa palpable en cualquiera de los dos senos.
  • Piel de naranja.
  • Secreciones por el pezón.
  • Cambios físicos en el pezón.
  • Erupciones cutáneas.
  • Enrojecimiento, hinchazón o erupciones sin ninguna razón aparente.

¿Conoces los factores de riesgo?

Los antecedentes familiares son el principal factor de riesgo. No obstante, los más significativos son aquellos de la línea materna directa; es decir, que mamá, abuela, hermana o hijas hayan padecido la enfermedad. Si tienes este riesgo, lo más importante es que empieces a hacerte pruebas y valoraciones antes de cumplir los 40 años, como una medida preventiva.

Así mismo, se han evidenciado otros factores de riesgo relacionados con mutaciones genéticas (BRCA 1 y 2) que, aunque son poco frecuentes, cuando se presentan el riesgo de desarrollar la enfermedad es elevado.

¿Por qué hacerse pruebas como la ecografía o la mamografía?

Si aún no te has practicado uno de estos exámenes, es probable que hayas escuchado decir muchas cosas; sin embargo, este es un asunto mucho más sencillo de lo que probablemente te han dicho.

Al practicarlos de manera juiciosa, y según las indicaciones de tu médico, se puede detectar la enfermedad a tiempo, lo que reduce en grandes proporciones las posibilidades de metástasis y permite un tratamiento más sencillo y menos invasivo.

Durante la realización de estos exámenes, se toman imágenes de las estructuras y tejidos de ambos senos, lo que permite que se pueda hacer una revisión detallada para descartar la presencia de alguna anormalidad. Esta, es llevada a cabo por un radiólogo, pero la recomendación es que se haga por médicos radiólogos especialistas en seno, quienes están entrenados especialmente para poder dar una mejor lectura a la paciente.

Esto, acompañado de equipos de última tecnología, permite dar un diagnóstico mucho más preciso.

Para que tengas en cuenta:

  • Aunque la mamografía debe practicarse después de los 40 años, el auto examen debe iniciarse a temprana edad, preferiblemente una vez llega el primer periodo menstrual. Este se debe complementar con valoraciones médicas y otras pruebas como la ecografía de seno.
  • Tener prótesis mamarias no impide la realización de la ecografía ni la mamografía. Además, tenerlas no significa que el riesgo de desarrollar la enfermedad aumente.
  • Aunque en un porcentaje muy bajo, los hombres también pueden presentar la enfermedad. Por eso, la recomendación es que ellos también permanezcan alerta ante cualquier cambio.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *